Logo Crudo Magazine

Constelaciones Rotas

abril 13, 2021

¿Qué somos? ¿A qué vinimos? ¿Cuál es la gracia de todo esto? Y más importante aún… ¿Cuándo será el momento preciso para poder entender y darles respuesta a estas cuestiones?

Si lo vemos bien, con un poco de perspectiva; si damos un par de pasos hacia un lado y nos observamos a nosotros mismos con algo de distancia… notaremos que todos y cada uno de los momentos que hemos vivido nos han puesto donde estamos, y nos ha hecho quienes somos; nosotros somos no mucho más que constelaciones en constante ruptura y crecimiento, un sinfín de puntos en el plano del tiempo y el espacio que la final forman un todo, un resultado inconcluso que se rompe y se arma incontables veces y al pasar de los minutos, días, meses y años va tomando una forma más y más clara,

Una vez un gran liricista dijo que somos el tiempo que nos queda, pero la vida se ha encargado de enseñarme otro punto de vista, creo que lo que somos es un resultado de todo lo vivido y en el tiempo que nos queda por vivir se guarda el misterio de quienes podríamos llegar a ser. Los nuevos dolores, felicidades, frustraciones y éxitos que están por venir, serán los que muestren nuevos puntos en el plano de nuestra existencia y modifiquen nuestra alma y su forma.

Y supongo que en medio de todo… a lo que vinimos puede ser que sea a aprender a caminar sin dudar tanto, hablar más con desconocidos, tratar a los animales como a iguales, dar saltos de fé… sin miedo a romperse, agradecer más, perdonar más y no darle importancia a que las cosas no sean como las habíamos imaginado y solo vivirlas como vengan, y sacar de ellas lo mejor, tratar de crear más puntos de vida, porque al final… entre más puntos haya, más clara y definida es la figura.

Porque el mundo ya está lleno de mucha mierda, demasiada maldad aguardando en las esquinas, demasiada avaricia e inconformismo en los corazones de quienes nos rodean… porque el mundo se ha convertido en un lugar demasiado retorcido, y hay que vivir en él.

Y tengo que ser claro en este punto; aceptar el mundo y su mierda no es lo mismo que rendirse ante él, la esperanza aguarda en el corazón de quienes aún creemos que existe la bondad y la libertad, y es de esos seres de donde amanecerá el cambio del mundo, el cambio empieza en uno… es así de sencillo y crudo, como la muerte… como el arroz blanco.

Hemos venido a aprender, a conocernos y a sentir… conectar con el mundo y con nosotros mismos, y he de aclarar que no es tarea fácil lograr esto, y no sabría decir por donde se puede empezar, y tampoco creo que exista alguien que lo sepa. Lo que sí sé es que nos hace falta entender que vivir es: conocerse bien, aprender bien y sentir bien.

Conocer cómo somos ante la felicidad, ante la tristeza, ante el valor y ante el miedo, Y aprender… aprender de TODO, aprender de la amistad, del amor, del odio, del abuelo, de la abuela, del padre y la madre, del perro de la esquina… de la señora de los tintos. Y sentir, sentir tanto que la sangre se convierta en viento y el cabello en agua… yo le llamo EMPATÍA y creo firmemente en que esta es una de las grandes llaves que llevan a grandes respuestas en la vida. Sentir el dolor quien pierde a un ser querido, sentir el cansancio en las manos del campesino que trabaja la tierra y carga los bultos, sentir la fuerza en el viento y la libertad del océano, la impotencia de quien no puede llevar comida a la casa y las frustraciones del indigente.

hay una dicho que dice: valor para cambiar las cosas que se pueden cambiar, paciencia para aceptar las cosas que no y sabiduría para reconocer la diferencia. Y es que así son las cosas en este espacio infinito… no hay que escoger bandos, ni defender banderas, ni colores ni ideales… pero si tuviera que elegir un bando, sería el de la VERDAD y sería la única bandera de mi libertad.

Porque para todo lo demás, tengo mil puntos de perspectivas en mi vida que me dan claridad en el camino.

Juan José Vélez Torres

Soy lo que mis seres queridos me han enseñado Lo que el destino ha puesto en mi camino Lo que el dolor ha revelado Y también lo que el amor ha salvado Soy el camino roto y quebrado Lo que la rebeldía ha alcanzado También lo que la prisa ha dañado La satisfacción de hacer las cosas bien El hijo de mi padre y el nieto de mi abuela Soy todo eso… soy solo eso. JUAN JOSÉ VÉLEZ TORRES / CREADOR DE QUIEBRE /@quiebre.oficial

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Comparte esto

¡Comparte este post con amigxs!