Logo Crudo Magazine

La Moda Jamás Será Sostenible

agosto 10, 2020

La palabra “Sostenibilidad” ha sido tendencia en los últimos años, no sólo se ha convertido en un modelo de mercado, sino que también es el estilo de vida de muchas personas alrededor del mundo. Pero ¿qué busca la sostenibilidad? Un buen sinónimo para este concepto es la responsabilidad; busca que haya una consciencia y transparencia en tres pilares fundamentales a la hora de generar o crear industria: económico, social y medio ambiente. Hablar de sostenibilidad es hablar sobre desarrollo, nuevas costumbres, un nuevo pensar que ha arrastrado estas últimas generaciones sobre cómo el ser humano interactúa con su entorno y de qué manera puede tener una menor huella de impacto sobre este; busca generar nuevas alternativas de producción que sean amigables con el medio ambiente, que sean rentables y que sean justas con las personas que pertenecen al ciclo de producción de la industria a la cual se le aplica el concepto o el modelo de industria.

Ahora bien, suena alentador, un tanto “perfecto” para ser aplicado dentro de una industria como lo es la moda. No debemos satanizar esta industria, todo lo contrario, es aprender y comprender los procesos que lleva detrás de una industria que bien se sabe es la segunda más contaminante en el mundo, con diferencias económicas enormes y, sobre todo, con precarias condiciones laborales que muchas veces no son visibles para el cliente. Para hablar de “Moda Sostenible”, lo pongo entre comillas porque es extremadamente complicado que una marca o una industria de moda cumpla con todas las características de este concepto, hay que discutir sobre su contraparte, es decir, lo que conocemos como Fast Fashion. Una industria que a pesar de ser criticada y expuesta a diario no sólo por su impacto en el medio ambiente, sino también por sus precarias condiciones laborales, sigue en pie ¿por qué? Porque los consumidores aplican el refrán de “oídos sordos, ojos ciegos” ante la realidad de un pantalón que te puede costar 60.000COP (15USD), una blusa de 20.000COP (5USD) y sobre todo porque la moda puede ser considerada como un fenómeno que responde ante las exigencias de la sociedad y lamentablemente, dentro de la academia a los diseñadores nos educan para responder a las exigencias de un nicho y no para educar a nuestros clientes sobre la realidad de una industria que ha sido responsable de millones de catástrofes, tan sólo hace poco fue el aniversario del colapso del edificio en Bangladesh, el cual dejó una secuela de tragedias detrás y donde medios como elmundo.com lo ven como el desastre que “destapó la miseria de los talleres de marcas como H&M, Zara, Urban Outfitters, entre otros” (elmundo, 2013) pero ante una promoción, un 2×1 o un 50% de descuento cada 3 meses, nuestra sociedad prefiere ignorar este tipo de tragedias por tener una prenda nueva.

Retomando la idea anterior, surge la siguiente pregunta ¿qué tenemos que hacer para ser una marca sostenible? Es cierto que para llegar a ser 100% sostenibles, se necesita de un trayecto lleno de aprendizajes, experimentaciones, fallas e incluso momentos en los que pensamos “jamás va a pasar” pero aquí es cuando los diseñadores nos enfrentamos a un reto mayor y es dejar de diseñar por estética o por exigencia y empezar por necesidad ¿qué necesita mi industria en estos momentos? Con “mi industria” me refiero a: clientes, fábricas textiles y de estampación, personas que están detrás de las máquinas de coser por horas para realizar una colección, incluso las mismas personas encargadas del cultivo de mi materia prima. Ahí es cuando entramos a ver lo que es la Moda Responsable, al llamarla de esta manera, puede sonar menos retador que “Sostenible” porque es cierto que hay procesos para los cuales no se han podido descubrir nuevas técnicas que sean más amigables, por ejemplo, con el medio ambiente y económicamente, como son los procesos de estampación. En este orden de ideas, podemos también preguntarnos lo siguiente ¿qué es la Moda Responsable?

La responsabilidad, no sólo conlleva a ser prácticos, sino también tener una ética clara, una transparencia que se traduce en: procesos donde sea prioridad disminuir impactos, hacer visible a toda la cadena productiva de una colección, precios justos por procesos justos. Este tipo de valores son los que llevan a que los diseñadores nos acerquemos un poco más a lo que es una Moda Sostenible. Hay millones de movimientos donde se muestran estos valores de marca como, por ejemplo, la nueva campaña que circula por redes sociales que han adoptado marcas del estilo de: Wanitta, Parchita, Biónica, entre otras que es “¿Quién hizo mi ropa?” es darle esa voz a las personas detrás de la producción de las prendas que usamos a diario, nuevamente repito, porque es necesario: TRANSPARENCIA. Una palabra que resume lo que debería ser la ética de trabajo de las marcas y de los diseñadores a la hora de crear. Aunque esta nota se llame “La Moda jamás será Sostenible” creo que podemos afirmar que la Moda puede ser ética y puede ser transparente con todas las personas que hacen parte de la cadena donde se incluye al mismo cliente.

Como decía anteriormente, para llegar a ser una marca de Moda Sostenible, se requiere de un trayecto; y este ha podido ser visible a lo largo de los años. Tan sólo en los años 70 cuando distintos activistas empezaron a luchar para que se dejaran de utilizar pieles de animales dentro de las colecciones; tan sólo estas protestas que parecen lógicas nos acercan como industria a un producto más limpio. El uso de botellas recicladas combinadas con fibras de algodón para la producción textil, que, aunque sea criticado, hace parte de este proceso que ayuda a realizar una “desintoxicación” a la moda de sus procesos antiguos. Todo hace parte de una cadena donde todos somos responsables y hacemos parte tanto del problema como de la solución. La Moda Sostenible, no sólo busca que el medio ambiente sea impactado lo menos posible, también busca un balance económico, donde realmente se pague por los procesos y por el trabajo honesto de las personas que están detrás de nuestras prendas y con esto, que tenga un impacto social. Con todo esto me refiero a ir más allá, no sólo de pagar sueldos justos y hacer visible su trabajo, sino que también haya un responsabilidad social sobre nuestro entorno, cuando hagamos una colección en vez de pensar “esto se vería bien” pensar ¿cómo puedo ayudar a mi comunidad a través de mi diseño? Ahí es cuando empezamos a ver un diseño trascendental, un diseño que va más allá que sólo vender chaquetas con apliques; es tener una consciencia de que todos hacemos parte de un mismo entorno y que con nuestras acciones lo estamos impactando de alguna manera. Tenemos en nuestras manos una industria que, puede ser la más dañina, o, la que cause verdaderos cambios.

El mismo significado de la palabra lo dice todo: Moda, todos la seguimos de alguna manera, todos hacemos parte de su construcción y de su destrucción, de sus cambios y por eso mismo es que en el momento de hablar de Moda Sostenible, también se define nuestro perfil de cliente ¿qué valores tiene mi cliente? ¿cuál es su ética de consumo? Dos preguntas claves en el momento de empezar a construir una marca bajo el modelo sostenible. Lo interesante de este modelo de marca es que también busca educar, ¿a qué me refiero con esto? A que no sólo entreguemos un producto y veremos quién lo compra, no. Todo lo contrario, como marcas y como diseñadores, tenemos la responsabilidad de hacer visibles los problemas de la industria y mostrar cómo nuestro modelo puede ayudar a reducirlos o incluso, en algunos casos, a erradicarlos. Es nuestra responsabilidad mostrarles a nuestros clientes lo que están comprando y su origen, no sólo un diseño atractivo, sino que tenga un movimiento detrás, una ética y sobre cualquier cosa, tengamos como propósito que esté de moda ser sostenibles.

Gabriela Fernández Caviedes

Gabriela Fernández Caviedes, es estudiante de Diseño y Gestión de la Moda de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Desde que empezó a estudiar la carrera, demostró un interés sobre la Moda Sostenible y sobre todo ¿cómo generar un modelo sostenible? Al estar dentro de la academia, pudo ver de cerca falencias sobre cómo se enseña la moda y cómo siendo estudiante y diseñadora podía cambiarlas ya que la academia le da las herramientas, pero ella misma forma su perfil profesional. Con esto, siempre ha procurado que sus colecciones tengan temas sociales, que incluyan procesos lo menos invasivos con las prendas y también apoyando siempre la industria local. Hace parte del Colectivo de Moda Sostenible “The Sustainable Model Project” donde discuten y hacen talleres y conversatorios sobre lo que es la vida y costumbres sostenibles, aquí ha podido explorar distintas alternativas de diseño y cómo las puede implementar en sus estudios y su vida profesional. Siempre ha creído que el diseñador tiene la sensibilidad de traducir movimientos sociales en siluetas, colores, patrones, estampados, etc. Pero también tiene la habilidad de crear esos movimientos a partir del diseño, a partir de sus valores y sobre cualquier cosa a partir de la responsabilidad que tienen sobre la sociedad, por eso es que siempre se pregunta “¿Qué diseñadora quieres ser?”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Comparte esto

¡Comparte este post con amigxs!